Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

domingo, 18 de diciembre de 2011

EL CANICROSS

(foto: Joaquín Melero)

EL CANICROSS

Desde que conozco a Dani Martínez y a su inseparable Sancho he sentido curiosidad por el mundo del canicross, una especialidad desconocida para mí hasta hace bien poco. Sancho es un Braco de Weimar con una planta impresionante que suele venir con nosotros a entrenar. Este majestuoso ejemplar es el compañero de Dani en las carreras de canicross donde, unidos por un arnés y una cuerda, comparten la ambición por correr más rápido que nadie. Cuando Dani empezó a entrenar en Canet notó una mejora importante que, unido a la potencia de su perro pura raza, lo convirtió en uno de los dominadores del circuito catalán y estatal.

Este fin de semana se disputaba en Vallgorguina el Campeonato de Catalunya que a su vez puntuaba para la Copa de España, por lo que han venido los Canicrosseros más fuertes del momento, un par de vascos, un madrileño, un navarro y un gallego, además de José Rios (ex atleta Oímpico) que venía a probar suerte. Así pues, se presentaba una ocasión inmejorable para ir a ver competir en directo a mis compañeros de entreno y a algunos de los mejores especialistas del país. La competición constaba de dos etapas, en dos días, de unos 7 kilómetros cada una en un circuito que discurría entre diversos caminos del Montseny. El sábado por la tarde me dispuse a disfrutar de este espectáculo inigualable de canes y runners. Sin quererlo ni beberlo y a falta de unos 30 minutos para iniciar la competición, mientras estaba disfrutando de una escalivada y un plato de butifarra catalana en el restaurante, me propusieron tomar parte en la carrera. Había una perrita que no tenía corredor y surgió la posibilidad de que yo corriera con ella. Sin embargo, a pesar de que ya me había empezado a metalizar, finalmente la organización no accedió a tramitar mi inscripción. A pesar de eso, decidieron dejarme participar en la etapa del día siguiente, domingo, aunque no podría optar entonces a puntuar y entrar en la clasificación final. De todas maneras tras ver a los corredores con sus mascotas correr, accedí a vivirlo desde dentro al día siguiente. El sábado dominó el gallego seguido de un madrileño, un vasco y un navarro. Dani y Sancho fueron quintos y primeros catalanes, Ríos entró sexto aunque después de correr parece que tenía muchas molestias y decidió no correr la segunda etapa del día siguiente.

Y así llegó el domingo y me tocó vivir en primera persona este deporte, la mejor manera para poder explicarlo. La perrita que me iba acompañar era tan novata como yo, nunca había corrido. Era una Griffon de año y medio, muy nerviosa, llamada Nina. Dani se encargó de conseguirme los utensilios necesarios y de inscribirme. Después de conocer a mi compañera de viaje y hacer un par de rectas juntos, me dirigí a la salida. Como ayer no participé me tocó salir en el último grupo, ya que se salía en grupos de 8 según los resultados del día anterior, tipo contrarreloj. Mi carrera me recordó un poco a la película Seabiscuit, la del caballo de carreras, donde en su primera carrera es batido por todos a pesar de de ir en cabeza toda la competición. Y es que los 2 primeros tercios del recorrido fueron brutales, íbamos como balas. En todo momento fuimos adelantando a los corredores que habían salido en los grupos precedentes. Esos momentos han sido una gozada, he disfrutado un montón y la verdad es que me veía con posibilidades de hacer uno de los mejores tiempos. Pero, cuando llevábamos 15 minutos, Nina ha decidido que, por hoy, ya había corrido bastante. Así que en el último tercio hemos ido perdiendo mucho tiempo, mi compañera se paraba constantemente y corría a ritmo de paseo. Una lástima. A pesar de todo hemos hecho un muy buen resultado ya que hemos hecho el 7º mejor tiempo de la etapa. Nos falta un poquito de rodaje, pero creo que con un poco más de práctica podemos hacer un gran papel. Dani y Sancho han hecho la 6ª mejor marca del día, suficiente para conseguir ser el primer catalán clasificado y así adjudicarse el título de Campeón de Catalunya. Luego lo hemos celebrado comiendonos una buena butifarrada y viendo como el Barça volvía a ganar el Mundial de clubs. Creo que he descubierto una nueva vocación y es posible que vuelva a repetir en breve. Así que si eres un runner y tienes un perro, quizá nos veamos en algún Canicross.


Con Nina.
Dani y Sancho en acción (foto: Joaquin Melero)

La dureza del canicross (foto: Joaquín Melero)

3 comentarios:

  1. Ricky, realmente te estas transformando, de la pista a la montaña. Me alegro que te haya gustado la experiencia y felicidades, gran crónica.

    ResponderEliminar
  2. Menuda aventura!! No veas como tira la Nina!! Y el Sancho menudo bestia, ¿a cuanto hará un km a tope?....

    ResponderEliminar