Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

lunes, 2 de abril de 2012

CURSA SERRA DE LES FITES



A veces a uno le dan ganas de coger un par de días y salir a hacer una pequeña excursión. A falta de dos semanas para la Maratón de París y después de no haber podido entrenar demasiado, paradojicamente por el trabajo intenso de estas últimas semanas con la Zurich Marató de Barcelona, decidí convencer a mis amigos Raúl y Lila y , junto con Marc Roig y su inseparable Mercy, nos fuimos a explorar nuevas tierras donde correr. Invitados por Robert Tarragó, uno de los organizadores de la cursa de montaña de la Serra de Les Fites, llegamos hasta La Pobla de Massaluca para pasar el finde en un bungalow del camping Port de Massaluca, ubicado en un idílico y relajante paisaje, con la intención de disputar allí los 21'5 km de los que consta la carrera.

Tras pasar un tranquilo sábado por la tarde, llegó el domingo y el día de justificar nuestra presencia allí. Amaneció con un día primaveral, y tras un buen desayuno frente al río y sacarnos las típicas fotos haciendo el ganso, nos dirigimos al punto de salida. Todo estaba a punto, se notaba el cariño con que aquello estaba montado, no en vano hablamos de una carrera con 400 participantes que se organiza en un pueblecito donde viven 300 personas. En pocos lugares encontramos esas proporciones. Y más si tenemos en cuenta de que no es una prueba sencilla, casi 22 kilómetros de circuito de montaña, que si bien no es extremo no deja de ser duro para un ex-runner de pista como yo. Poco a poco me voy adaptando a la montaña, aún me falta un poco de técnica, pero ya voy mejorando.

Me calzo mis nuevas NORTH FACE, gentileza de la marca, y me sientan como un guante. Ya tenía ganas de probarlas. Que mejor escenario que este, con algunas trialeras de piedras donde probar su efectividad.

Nada más darse la salida, tras unos metros de timidez de los corredores en ponerse delante, se rompieron las hostilidades bruscamente. A los 500 metros ya se me habían escapado 8 o 9 unidades que cogieron la primera de las bajadas como las cabras dando saltos entre las piedras. Yo, en estos compases de la prueba, fui con mucho cuidado, no llevábamos ni un km bajando por ese escabroso terreno y ya me estaban pidiendo paso otros 2 o 3 corredores, esto no puede ser,¡ tengo que aprender a bajar así! Al fin llegamos a un camino donde más o menos se podía correr, recuperé la compostura y ya me puse a 3 veintipoco. Adelanté a unos cuantos de estos intrépidos saltarines y me coloqué en el octavo puesto. Delante se había formado un grupito de unos cuantos corredores que ya se les veía maneras y que iban bastante rápido. Me propuse mantener mi ritmo e ir haciendo, quedaba mucho y suponía que a alguno ya lo atraparía. Hasta el km 6 se podía correr bastante y me fui acercando progresivamente a ellos. En el 7 hubo una subidita que, quieras que no, picaba bastante. Empezaba a hacer calor y el terreno era árido y rocoso, eso sí, con unas vistas a los barrancos y el río muy bonitas. Antes del 10 pillé a dos corredores a los que pasé en plena subida. Después del avituallamiento venía una trialera de piedras de un par de km de bajada. Allí me lancé. Empecé otra vez con miedo, gran error, de nuevo oí que uno de los que había adelantado se me echaba encima. Me piqué. Dije "esto no puede ser"y decidí poner a prueba mis THE NORTH FACE SINGLE TRACK. Ahora sí, por un momento empecé a sentirme seguro y bajaba rápido, mi perseguidor seguía mi estela pero vi que empezaba a meterle metros. ¡Esto mola! Esta claro que, como me dijo Robert Tarragó, las carreras de montaña se ganan en la subida y se pierden en la bajada. No sólo conseguí deshacerme del acosador sino que sin darme cuenta atrapé a Marc Roig que iba un poco más adelante. Sobre el km 13 me puse a su altura, justo donde empezaba uno de los tramos más duros de la prueba, hicimos juntos esos km de dura subida, donde Marc parecía padecer de piernas, aún resentido por la Maratón que había corrido hacía unos días. Íbamos comentando la jugada para hacer más ameno ese ascenso. También nos íbamos cruzando con gente que iba caminando y que nos animaba al pasar, quizá nos tomábamos muy en serio los ánimos. -"venga que la subida ya se acaba" - "¿Sí? ya llegamos arriba"? -" em, bueno, no lo sé" -"no nos engañes!!". Una sonrisa y a seguir corriendo. Sobre el 17 hicimos cumbre. Buf, por fin. Intento recuperar el ritmo de carrera, veo que Marc cede, lo espero un poco pero no reacciona, va cansado y justo nos encontramos a Raúl, Lila y Mercy animándonos. Saludamos como podemos y Marc incluso abraza a su amada. ¡Qué bonito! Pero aún nos quedan casi 5km y hay que seguir. Definitivamente Marc no me sigue y me quedo sólo, intento concentrarme en no perder el ritmo. El circuito ahora sube y baja constantemente, corriendo entre los olivos y con un suelo muy irregular, las zapas responden bien, las piernas de momento también. Los últimos km se me hacen un poco duros, con ganas de llegar de una vez. Superado el 20, ya empiezo a hacer cábalas de dónde estará la meta, me apetece parar y beber. Pienso que en París también sufriré y que esto es un buen entreno para el coco. Por fin llego al pueblo, entro en 5ª posición con un tiempo oficial de 1h31'08. Me siento satisfecho.

Al llegar aquello parecía un oasis, todo tipo de pasteles y bebida. Un bocadillo de butifarra, una buena ducha de agua fría y como nuevo. Los que estamos enganchados a correr disfrutamos con estas cosas, es curioso, a cualquiera que le diga que este finde me lo he pasado muy bien y me pregunte:- ¿qué hiciste, saliste de fiesta? -No, mejor, me fui a correr una carrera de 22 kilómetros a La Pobla de Massaluca.



yendo a La Pobla de Massaluca, GPS infalible
Bonito lugar
Daban ganas de coger una de estas

tarde relajada

nuestro bungalow
calentando las piernas
otro salto más
más relajaditos
nuestras animadoras
antes de salir
con Marc, Raul y Robert Tarragó, uno de los organizadores.


Justo después de acabar la subida, con Marc
llegada
perfil de la carrera

5 comentarios:

  1. Eres un fiera! un par de meses de adaptación y estás ganando carreras a tutipleni. Lo pasamos de pm!!

    ResponderEliminar
  2. Ricky, mucha suerte en la Maratón de París! Un abrazo desde Uruguay!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras! Eres el Ivan con el que compatí habitación en el CAR? :)

      Eliminar
    2. Claro que si! Siempre te recuerdo como un ejemplo a seguir como persona y deportista.
      Aprendí mucho en ese año que compartimos habitación en el CAR. Principalmente el hecho de hacerme aficionado del Barca. :) Te lo agradeceré por siempre!
      Aún tengo la camiseta Nº 7 de Figo que me obsequiaste el día que me fui. Espero que todavía conserves la de Peñarol.
      Un gran abrazo y cuando quieras venir por Uruguay ya sabes que cuentas conmigo.
      Suerte, amigo!

      Eliminar