Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

domingo, 21 de noviembre de 2010

UN DÉJÀ VU LLAMADO JEAN BOUIN



UN DÉJÀ VU LLAMADO JEAN BOUIN
Domingo 21 de Noviembre 2011

Hoy, al igual que hace dos décadas, me estrené en la Jean Bouin lejos de poder disputar un puesto en el podio. Ahora, en mi segunda temporada como popular, he vuelto a tener las mismas sensaciones que tuve cuando participé en aquella lejana edición en la categoría Infatil. No sabía exactamente cuáles eran mis posibilidades en la carrera ni qué papel iba a jugar. Tras haber completado, hace poco más de un mes, el Camino de Santiago corriendo, por fin llevaba unos días en los que me notaba muscularmente recuperado, ya que las dos semanas posteriores me notaba las piernas como auténticos bloques de cemento. Por los últimos entrenos que había hecho era consciente de que hoy no hubiera podido hacer menos de 32’30, puesto que aún noto que me falta un poquito de calidad en mi preparación. Me he propuesto como objetivo este año intentar bajar, aunque sea un segundo, de 31 minutos; un reto difícil, pero que me motiva a seguir entrenando y disfrutando de la sensación de correr. Pero soy consciente que para eso aún quedan unos meses y que hoy me tocaba estar lejos de la cabeza de carrera.

La verdad es que no deja de impresionar una salida con cerca de 8.000 runners, afortunadamente, gracias a la gentil invitación de Asics, pude salir en primera línea de fuego. Pronto se formó un grupito delantero con ocho atletas que no tardaría en liderar Roger Roca, el vencedor final. Detrás se formó otro pack de seis corredores a los que yo iba adherido, pero haciendo ligeramente la goma. El ritmo del primer kilómetro fue rápido (yo lo pasé en 3’02) aunque luego ya me estabilicé en 3’15, que es el ritmo al que más o menos yo creía que podía ir cómodo. El problema es que no acababa de engancharme a ese segundo grupo que llevaba delante, del cual Antonio Alcaide iba marcando el ritmo, me sacaban 10 ó 20 metros que no era capaz de recortar. Luego, al llegar a meta, charlando con Antonio sobre la carrera, me comentó: “te voy a ser sincero, iba tirando del grupo porque no quería que te engancharas, quería evitar tener que llegar al final contigo… lo siento”. La verdad es que lejos de molestarme, está afirmación tan sincera, me halagó. Para mí es un honor y un orgullo que aún teman mi final, además de que respeto cualquier táctica deportiva que un atleta quiera llevar a cabo, “es lícito, cada uno juega sus cartas” le contesté.


El resto de la carrera tuvo poca historia para mí, pasé el primer 5mil en 16’02, consciente de que el circuito a partir de aquel punto iba a ser más complicado. Con lo que no contaba era con el fuerte viento que soplaba subiendo el Paral.lel, así pues sin haber aflojado ni pinchado, el ritmo de 3’15 se tornó en 3’25. El 32’30 se alejaba y no quedaba otra que apretar en el último kilómetro para intentar bajar de 33’… pero, desgraciadamente, los últimos mil metros discurrían entre subidas pronunciadas y curvas cerradas. A pesar de mi último esfuerzo me quedé en un crono de 33’13 que me colocó en el puesto 16 de la clasificación general. Además de mí, tomaron parte en la carrera otros dos Canet Racers: Ferrán Molero y Renato Cilento, que también tuvieron su lucha particular y con los cuales tuve la suerte luego de compartir nuestras experiencias en la carrera. El Canet Race es como una pequeña familia y ahí todos nos apoyamos y ayudamos como buenos hermanos. En líneas generales puedo decir que no he cumplido mis objetivos del día, aunque sí que lo he vuelto a pasar muy bien, continuo teniendo ganas de seguir yendo a correr y de volver a tomar parte en otra carrera … y eso para mí, al final, es lo más importante.

2 comentarios:

  1. Muchas felicidades Ricky! Has vuelto por la puerta grande..jeje... Ahora seguro que progresas a toda pastilla. La foto de la llegada es muy chula!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena campeón !!
    En nada seguro que bajas ese tiempazo.

    ResponderEliminar