Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

martes, 8 de febrero de 2011

EL DESÁNIMO O LA APATÍA EVENTUAL POR CORRER



EL DESÁNIMO O LA APATÍA EVENTUAL POR CORRER

Hay veces que por distintas razones no nos apetece entrenar, ni competir. Entramos en una fase de desánimo o apatía. Las causas pueden ser varias, desde una lesión que no acaba de curarse o que hace frío y/o que se hace de noche muy pronto y no nos apetece salir a correr, o porque estamos cansados y/o estresados por algún motivo laboral o personal, o porque a pesar del esfuerzo y del entrenamiento no notamos mejora e incluso creemos que estamos yendo cada vez a peor, o porque simplemente una carrera de la que esperábamos un gran resultado ha sido un fracaso.


Es normal pasar estos momentos de bajón, casi diría que son necesarios para así poder motivarse otra vez cuando las cosas vuelvan a ir bien. Como todo en esta vida, vamos por ciclos, a veces acabamos uno y es necesario bajar un poco para iniciar un nuevo proyecto y notar que de nuevo estamos mejorando. Hay que irse marcando nuevos retos y si los que nos marcamos son excesivos o no factibles en ese momento, debemos marcarnos otros más a nuestro alcance, adaptados a nuestra situación, más sencillos o tal vez diferentes. En cualquier caso, creo que aunque no mantengamos una intensidad alta sí que es necesario seguir entrenando para mantener la forma. Así cuando recuperemos la moral y las ganas no empezaremos de cero. Para ello, hay que intentar quedar con otros compañeros para ir a rodar y, aunque sea de cháchara con ellos, mantener la dinámica de salir a correr, no desengancharse, porque luego el arrepentimiento puede ser tremendo y volver costará muchísimo más.


En mi caso particular, reconozco que el invierno acaba minándome la moral, ciertamente me da mucha pereza ir a entrenar cuando ya es de noche y sobre todo competir en esas frías mañanas grises en las que no notas las piernas y que no sabes si ponerte guantes o no, o una camiseta térmica debajo o qué. Pero bueno, haciendo una metáfora de lo que comentaba antes, sé que el buen tiempo volverá y que la primavera ya está a la vuelta de la esquina, para mí la mejor época para correr y entrenar, pronto cambiaran la hora y los días serán más largos. Así que ahora lo que me toca es pasar estas semanas que quedan de invierno intentando no dejar de entrenar demasiado, sin sufrir ni agobiarme, ya que hay que recordar que esto no es más que un hobby y aquí de lo que se trata es de pasarlo bien y disfrutar. Los objetivos del año pueden esperar a ser atacados en un par de meses. No hay prisa, tengo todo el tiempo del mundo y mientras no pare y siga corriendo puedo llegar a cualquier sitio.

6 comentarios:

  1. Yo, en mi caso, ese desánimo o esa apatía eventual, lo aplico a otros aspectos de mi vida..
    Viene muy bien leer esto para cuando estás con ese estado ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Irene, esto se puede aplicar a todas las facetas de la vida, se puede aflojar pero nunca rendirse.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razón llevas amigo, nunca debemos rendirnos!!

    ResponderEliminar
  4. Eso nos pasa a todos,hay dias que sin saber porque,no tienes ganas de entrenar y hay otros dias que te pasas el dia pensando en que entreno vas hacer.Animo crack.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo, que sobre todo con ese frío glacial de estos últimos días da mucha pereza... Y respecto que cuando corremos se trata de disfrutar... Te aseguro que gente a la que conozco soy incapaz de convencerles de que cuando hago series a tope o acabo un Maratón con expresión desencajada estoy "disfrutando" Sencillamente no me creen...

    ResponderEliminar
  6. doncs si visquessis a Igualada "fliparies"...
    ànims Crack!!

    ResponderEliminar