Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

lunes, 24 de septiembre de 2012

OLOT, CAMPIONAT DE CATALUNYA CURSES MUNTANYA




Reconozco que a veces actúo por impulsos. El otro día acabé la Burriac Atac tan mosqueado que tenía la necesidad de hacer algo para quitarme ese mal sabor de boca. Marc Roig me comentó que se iba a disputar en Olot el Campeonato de Catalunya de Curses de Muntanya de la FCA. Al ver que eran sólo 13 km y que el circuito tenía un desnivel de 600 metros,  pensé que era una buena oportunidad para quitarme esa espina clavada. Sin embargo obvié un poco las razones de porqué había sufrido tanto en la Burriac. Venía de una lesión en el tendón  de Aquiles (aún sin curar) y varias semanas ya sin casi entrenar. 



recorrido y perfil de la carrera

A penas he tenido unos días para prepararlo un poco. Mi entreno ha consistido básicamente en salir tres o cuatro veces a hacer el recorrido que estamos preparando de la CANET TRAIL con el Canet Racer  Pau Lorenzo, al que también convencí para venir a Olot. He corrido pocos días, a veces muy lento y encima renqueante. Conclusión, llegaba a Olot con una muy leve mejora respecto a la Burriac. 

Con Pau, Marc y Lila
A pesar de ser consciente de mi situación, no me faltaba moral para afrontar el campeonato con lo puesto. Tenía esperanza de pillar un buen día y encontrarme bien. Mi baza era pensar que llegaba descansado. Así que fuimos para la Garrotxa, un día soleado, calentamiento y charla sobre la táctica a seguir junto con Marc y Pau, Nuria Lila haciéndonos fotos, todo bien.




calentando antes de la carrera

La salida fue bastante en tromba, para ser una carrera de montaña la gente salió muy alegre, quizá existe esa creencia de que hay que coger posiciones para llegar colocado a los primeros senderos. Pero la verdad es que el primer tramo, que  de montaña no tenía nada, eran 2 kilómetros de puro asfalto con calles anchas. Así que poco a poco fui ganando posiciones y me coloqué en cabeza antes de afrontar el primero de los ascensos a los Volcanes ( se pasaba por un total de 4, uno incluso se atravesaba por dentro). Pero ahí algo ya no iba bien, el asfalto, la superficie en la que en teoría tengo que ir más cómodo me dejó bastante tocado, el tendón empezó a dolerme horrores. Aflojé y  me pasaron 4 corredores, me puse detrás de ellos y les dejé tomar la iniciativa en la subida. Oscar Guerrero tiró fuerte y se llevó con él a Marc Roig, los otros dos, Elias Resina y Josep Roure iban justo un par de metros delante mío. Me sentía muy incómodo y estaba sufriendo mucho por el tendón, sin embargo con la inercia que llevaba adelanté a uno de ellos y me coloqué cuarto. Pensaba que si me mantenía ahí podría, en la segunda parte de la carrera, apretar un poquito y luchar por el podium. Pero poco duró esa percepción, pronto vi que no me recuperaba bien de las subidas y que en las bajadas no iba cómodo, la falta de entreno me empezaba también a pasar factura. A mitad de carrera, bajando por una trialera, me adelantó  Jordi Martos y ya me quedé en sexto lugar. Cuando, al poco, perdí de nuevo otra posición empecé a sufrir y a pasarlo mal, me veía lento pero incapaz de reaccionar, mis predecesores no parecían ir mucho mas rápido que yo, pero no tenía la determinación suficiente para alcanzarlos. Tuve malos pensamientos :"no sé porque he corrido si no estoy bien", me decía. "Qué manera de sufrir más tonta", pero entonces me auto-contestaba: "venga va, ahora ya estás aquí, vas séptimo, olvídate del dolor y aguanta la compostura".

Aún quedaban 3 kilómetros, acababa de pasar el último avituallamiento y era el momento de decidir si  ir a por los de delante o ser cazado por los de atrás. No reaccioné, no podía. En el último de los ascensos fuertes perdí fuelle y pronto otro corredor me superó. Me desmotivé y bajé aún más el ritmo, incluso en unas escaleras de troncos que parecían subir hasta el infinito, empecé a andar. Me oía la respiración acelerada. Estaba agotado y al  llegar arriba vi que no arrancaba. En ese momento de desánimo prácticamente no ofrecí ninguna resistencia al ser adelantado otra vez más. Iba ya noveno y empecé a blasfemar, primero en voz baja y luego ya más alto. Me increpé a mí mismo "¿Pero qué haces?¡ Un poco de dignidad! Venga hombre que te queda un kilómetro, al menos lucha para quedar entre los 10 primeros!" ahora sí, apreté, con más corazón que fuerza,  la cosas como son, realmente me vi muy limitado y ya con un dolor insoportable en el tendón. Cada apoyo era como una puñalada y me veía vacío, sin un ápice de fuerza. Afortunadamente el calvario llegó a su fin al cruzar la línea de meta. Cojo y abatido pregunté quién había ganado, me alegró saber que fue Marc Roig y luego me giré para ver cómo llegaba Pau en 14 posición, muy bien también.

con la medalla 
Al final la cosa acabó bien y en el sorteo entre los participantes fui premiado con un lote de productos de la tierra. También resultó que, aunque siempre me olvido, soy  mayor de 35 años y en mi categoría obtuve el 3er puesto en el Campeonato de Catalunya. La verdad es que me encantan este tipo de carreras y el problema no es si quedo más adelante o más atrás, el problema es que no disfruto cuando por una razón u otra no puedo pasarlo bien corriendo. Está claro que tendré que curarme bien ese tendón de Aquiles e intentar recuperar un poco el tono para, de nuevo, poder disfrutar.





La post carrera

un buen entrecot para recuperar fuerzas

No hay comentarios:

Publicar un comentario