Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

domingo, 23 de noviembre de 2014

IV COLERA XTREM, MÁS EXTREM DE LO QUE RECORDABA.

Fotógrafo: Oriol Batista

Hace un par de años me presenté en esta media de montaña y me gustó mucho a pesar de su extrema dureza. Lo pasé mal entonces y se me quedó una espinita clavada. Me prometí volver cuando estuviera mínimamente en forma. Este año llevo ya unos cuantos meses donde parece que he recuperado un poco el tono y empiezo a encontrarme bien. Actualmente mi objetivo es la maratón de Tarragona el próximo 18 de enero de 2015, así pues decidí incluir esta prueba como preparación. No tiene mucho que ver con correr 42 km en asfalto a ritmo, pero sí es cierto que los 21 km de la Colera Xtrem ponen a prueba aspectos como la fuerza resistencia y el trabajo mental. Además de ser muy recomendable por su espectacularidad.


El recorrido, que por cierto estaba excelentemente marcado, está dividido en dos partes claramente diferenciadas, la subida y la bajada. Ambas son muy técnicas, principalmente por el tipo de terreno abrupto y pedregoso de la zona de la Albera, en la frontera con Francia. 



El día se presentó con niebla y en el briefing previo ya se nos avisó de la poca visibildad que habría en los puntos más altos del recorrido y por ende, debido a la altísima humedad, las piedras resbalaban muchísimo. Así que la palabra Xtrem quedaba suscrita en toda su dimensión. En la primera parte, la de subida, se formó un grupito de unos 6 corredores entre los que iba cómodamente a cola. Entre ellos había 4 que eran de la carrera corta, de 12km, que eran los que más tiraban, obviamente, y uno de la de 21km y por tanto rival directo. Sin embargo, a medida que íbamos subiendo yo me iba encontrando cada vez mejor y sin demasiados apuros los fuí adelantando uno a uno según veía que iban perdiendo comba. Casi sin querer, pasado el kilómetro 5, ya iba en cabeza y con cierta ventaja sobre los de la carrera corta y larga. Curiosamente mi más inmediato persiguidor también era de la de 21km. Llegué a la bifurcación donde los de la media maratón seguíamos subiendo y los otros ya bajaban hacia meta. Está claro que lo fácil para mí hoy hubiera sido correr la de 12, para la que creo que mis características se adaptan mejor. Pero nada, me propuse hacerlo bien en la larga y hacia arriba que seguí. Sabía que subiendo no me iban a coger, pero bajar ya era otra historia. Atravesé un bosque que parecía de película, en ese momento iba realmente disfrutando. LLegado al km 10, en la parte más alta, cada vez se hacía más dificil correr, el terreno se volvía más escabroso y encima resbaladizo.Pronto empezaría lo difícil para mí.


Después de 1h 10, entrar en el país vecino y volver al nuestro, culminamos y empezó el descenso. No lo recordaba tan técnico. Mucha piedra suelta y mucha inclinación. La verdad, decidí no arriesgar mi integridad un ápice ya que esa tampoco era mi guerra ni mi terreno. No creí que para mis objetivos maratonianos fuera muy inteligente hacerme daño ahora. Era consciente que a ese ritmo los "cabras" no tardarían en cogerme. Y efectivamente pronto fuí superado por  Joan Marc Vanmaelsacke y el jóven Eduard Baquer, que se lanzaron a tumba abierta cuando la cosa se les puso de cara. Me automotivé pensando que cuando pasara esa zona tan complicada y se normalizara el terreno los volvería a pillar. Empecé a retener la pisada para no correr demasiados riesgos y pronto los aductores empezaron a darme pinchacitos. Fue llegar a la zona de cadenas y al coger impulso para agarrarme me quedé clavado. ¡Rampa! ahora sí que se acabaron todas mis opciones. Estaba agarrado a una cadena en medio de un barranco y con el cuádricep totalmente acalambrado. Salí de allí a cámara lenta para poder seguir adelante, tuve que parar un rato para ver si aflojaba la cosa. En esas me adelantó Miguel Cruz, que pronto desapareció de mi vista. La carrera ya estaba perdida e intenté seguir bajando de la forma más digna posible, pero aquello era un barranco puro y duro de más de 7km, se me hizo eterno. Para más inri me pegué un buen trompazo en una roca que estaba mojada, ya daba igual, me levanté y seguí adelante. Aún perdí 2 puestos más hasta quedarme en posición que sería la defintiva. El tiempo que hice no fue malo a pesar de todo, 2h 06, que en las otras ediciones me hubiera valido el pódium. A pesar de los problemas que sufrí en el descenso mejoré en 7 minutos mi marca de 2012, con lo que considero saldada mi participación positivamente.





No hay comentarios:

Publicar un comentario