Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

domingo, 14 de diciembre de 2014

LA PASSAFRED Y LA LOCURA Nº 21 DEL CORREDOR


No hace mucho publicamos en running.es un artículo titulado "Las 20 locuras del corredor popular" (recomiendo leerlas). Lo cierto es que están basadas en hechos reales y en experiencias propias. Entre esas 20 "idas de olla" que a veces tenemos los runners no figura una que bien podría ser la número 21. Y esa no es otra que hacer una media maratón de montaña después de haber estado un día antes con fiebre en la cama.


Pues sí, a veces los corredores nos debemos creer que somos una especie superior y que nisiquiera un proceso gripal nos puede afectar. Tenemos esa extraña certeza, o más bien falsa percepción, de que si nos ponemos a correr después de haber estado delirando en la cama unas horas antes, con un pijama de franela puesto y una bolsa de agua caliente en la cabeza,  nos vamos a levantar como si de un milagro se tratara y que vamos a correr como si tal cosa. ¿En qué mundo paralelo creemos que va a ocurrir eso realmente?

Recapitulemos, y esto lo quiero dejar escrito para que en un futuro yo mismo pueda leerlo y recuerde que si tengo gripe no se debe correr. El lunes, puente de la Purísima, empecé la semana dando caña, haciendo una tirada de 35 kilómetros a un ritmo aproximado de 4 minutos todos los km, para así acumular metraje de cara a preparar la Maratón Costa Daurada de Tarragona del próximo 18 de enero. Había tiempo de sobras para recuperarse para la carrera que tenía programada el domingo: La 1/2 maratón de Montaña de la Passafred de Blanes. Por otra parte incluida en mi programación para preparar la MCD. Así que nada, martes descanso y el miércoles ya estaba rodando normal, bastante recuperado. Sin embargo, el Jueves, ya notaba que algo no iba bien. Me empezó a doler mucho la zona lumbar y la cabeza. Estuve liado todo el día primero grabando un video para una prueba de unas zapas Saucony y por la tarde estuve marcando el ritmo en un entrenamiento para probar las zapas Skechers. Creía que estaba cansado por tanto tute, y me fuí a dormir pensando que al día siguiente estaría bien. Pero pasé una noche horrible, con dolores musculares, escalofríos y mucha migraña. Al levantarme al día siguiente fuí a trabajar, pero parecía que me había atropellado un trolebús, así que me fuí a pasar el resto del día en la cama con mucha fiebre. En un principio, tenía claro que no iba a correr la Passafred, pero el sábado, milagrosamente, creí encontrarme mejor. !Qué iluso! 

El domingo inocente yo, me levanté a las 6:30 a.m para ir a correr. La verdad es que me encontraba digamos "raro", además, como si de una señal se tratara me dolía un poco la muela del juicio, era un aviso del poco ídem que estaba teniendo. Y allí estaba con el dorsal puesto a las 8 de la mañana en la línea de salida, cuando casi no había ni amanecido. De hecho el sol no llegó ni a salir en todo el recorrido, hizo una mañana fea y fría de narices. El resto pues, evidentemente, pasó lo que tenía que pasar. Que no tiraba ni para atrás. Los milagros a Lourdes. Lo pasé fatal, con dolores por todo el cuerpo y ardor de estómago. Las piernas no respodían, pero yo aún creí que quizá con unos kilómetros más entraría en calor, de hecho, fui hasta casi el km 10km en segunda posición marcando al primero de cerca, vamos que tengo más moral que el Alcoyano. Pero cuando tocó correr de verdad me vine abajo sin remisión. Quería pararme e irme a casa a dormir, pero superada ya la mitad de la prueba no me quedaba otra que llegar a meta aunque fuera a rastras. Así llegué en 6º lugar con 1h48" , haciendo 8 minutazos más que el año pasado cuando fui segundo. Es una pena porque este año, en condiciones normales, estaba mucho más fuerte. Me ha mirado un tuerto. En fin, al final, lo que conseguí con esta tontería fue sufrir mucho y recaer de nuevo. Por la tarde febrada y otra vez a la cama. Por listo. A ver, Ricky Run del futuro, si lees esto quisiera recordarte que no eres Superman. Así que por favor no vuelvas a hacerme correr estando griposo nunca más. Eso no es disfrutar.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario