Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

lunes, 12 de enero de 2015

A UNA SEMANA DE LA MCD TARRAGONA



Todo empezó el 30 de septiembre de 2014, hace ahora un poco más de 3 meses. Gracias a las redes sociales ocurrió en cuestion de un minuto. Un twitter de Isidro López desde la cuenta de @running_es retándome a correr la maratón de Tarragona fue el desencadenante:"Qué @RickyRun_ te animas a liarla en @MaratoTarragona???". Sin pensarlo demasiado acepté el reto al instante, un retweet a @Juanan_Runners de @RunninSolutions, el organizador de la prueba, y antes de que me diera cuenta ya estaba confirmado para los 42,195km del día 18 de enero de 2015.

Me había dicho a mí mismo que a la que me recuperara de mis molestias del tendón de Aquiles prepararía un maratón. Tras bastantes meses en el dique seco por la maldita lesión, con problemas desde agosto de 2012, por fin llevaba ya entrenando sin dolor y con regularidad desde mediados de este verano. Era el momento de intentarlo. Mi experiencia en la distancia de Filípides se reduce a la Maratón de París de 2012, que tampoco pude preparar demasiado y en la que fui finisher con 2h 36. Eso sí, con unos unos terribles calambres desde el km 35 que me imposibilitaron bajar de 2h 30. En Tarragona me conformaría con mejorar un poquito la marca que hice entonces, aunque lo que realmente me motiva es que es Campeonato de Catalunya y, no sé, pero, yo siempre he sido un corredor de campeonatos. En esos casos el tiempo es lo de menos, hay que jugar con la táctica e intentar conseguir el mejor puesto posible. Así que, en esta ocasión, el ritmo deberían marcarlo las circunstancias de la carrera.

En cualquier caso, yo sé cuáles son mis posibilidades en base al entrenamiento realizado durante estas semanas. Lo normal, cuando uno ya no se gana la vida corriendo, es entrenar bastante menos de lo que se debería. Tengo que adaptarme al tiempo que me permite mi jornada laboral y buscar un hueco para salir a correr. Ese momento lo encuentro habitualmente a las 2 de la tarde, cuando todo el mundo se va a comer. Es una hora complicada porque sales a correr con un poco de hambre y , evidentemente, no es el mejor momento para realizar grandes esfuerzos. Pero, la verdad es que me he ido acostumbrando y he podido ir haciendo mis entrenillos a base de mentalizarme para ello.

Uno de los entrenos a las 2 de la tarde.
Mi promedio semanal de kilómetros ronda los 70, así que mucho fondo tampoco es que haya acumulado. He intentado compensarlo con alguna salida y carrera de montaña y, sobretodo, con varias tiradas largas por asfalto, principalmente en las últimas 12 semanas, un par de 30km y 4 de 20km. Aunque el día estrella fue uno en el que llegué a hacer 35km. En el tramo definitivo de preparación tuve que lidiar con una inesperada gripe y posteriormente con una contractura en el gemelo, con lo que entre pitos y flautas perdí casi 10 días de entrenamiento efectivo en un periodo clave. Aunque ahora, estas últimas 2 ó 3 semanas, parece que he recuperado nuevamente el tono. Sin embargo, en estos días que quedan para la gran cita, no puedo evitar ser un poco hipocondríaco. Ahora ya no hay margen para el error, cualquier resfriado, molestia muscular o un simple dolor de muelas, puede ser un handicap muy difícil de superar.

Bueno, lo cierto es que ya estamos en la cuenta atrás y ahora ya sólo queda ponerse el dorsal y esperar a tener un buen día. Preparar una maratón es como estudiar para un examen, siempre crees que podrías haber aspirado a sacar mejor nota, pero has estudiado lo que has estudiado y tienes que intentar aprobar con eso. Lo que sí es cierto es que durante este periodo de preparación me lo he pasado muy bien. Intentar superar un reto así es un revulsivo para salir a entrenar lo más a menudo posible. Al final, se trata de eso, de marcarnos nuestras propias metas y sacar lo mejor de nosotros mismos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario