Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

domingo, 9 de octubre de 2016

CORRIENDO POR LOS ALPES SUIZOS




El año pasado, atraído por la fuerza magnética que transmite el monte Cervino, visitamos Cervinia en el Valle de Aosta, la parte italiana del gigante rocoso. Así que para este verano quedaba pendiente afrontar la cara suiza de esta maravilla de la naturaleza, bautizada aquí como Matterhorn, que vendría a significar algo así como "el cuerno del prado".



imagen del Matterhorn (foto @NuriaLila)


Curiosamente hace unos meses estuve en Nepal, uno de los países más pobres del mundo, haciendo una espectacular ruta por los Himalaya. En esta ocasión, al llevar mi afición por correr hasta los Alpes Suizos me topé con un contraste como el de la noche y el día, pues Suiza es uno de los países más ricos del mundo. Una nación multicultural y multilingüe donde está instaurada una democracia directa, esto quiere decir que son los propios ciudadanos quienes deciden sobre los temas de Estado mediante referéndums. Tienen votaciones unos 4 domingos al año, donde votan al respecto de diversos temas de interés nacional. El país basa su economía en el sector servicios, sobretodo  en el sector financiero y de seguros. El turismo, los bancos y la ingeniería son varias de sus fuentes de ingresos principales, y aunque no hay establecido un salario mínimo (precisamente lo rechazaron por referéndum), lo mínimo que suele cobrar un suizo por 42 horas de trabajo semanal supera los 4mil euros al mes. El orden y la disciplina reina en el país y todo se ve limpio y perfectamente organizado. Así pues, lo único que tiene en común con el país asiático es el maravilloso entorno natural, unos paisajes montañeros de ensueño.

Vistas del Eiger desde el apartamento en Grindelwold (foto @NuriaLila)


Para organizar el viaje en plan visita a los pueblos de montaña, lo suyo es aterrizar en Ginebra y alquilar un coche para irte, en este caso, a un apartamento a un bonito pueblo llamado Grindelwald. Hay unos 200km de autovía hasta llegar allí, pero vale la pena despertar con el imperioso Eiger dándote los buenos días.

En Suiza todo es caro tienes que acostumbrarte a pagar casi por respirar y a unos precios nada económicos. Nada más llegar a Grindelwald fuimos a comprar pan para cenar  y nos cobraron 8 euros. Era un aviso de lo que nos íbamos a encontrar. 

Un pan de 8 euros



Lo que es impagable aquí son los Alpes y sus montañas, sus praderas, sus casas de madera y los trenecitos. Parecen maquetas, hasta la hierba parece que la hayan puesto ahí de forma artificial. Hay una extensa red de rutas bien señalizas con cartelitos en cada cruce, donde además te indican de forma orientativa la distancia en tiempo a los diferentes destinos. Aunque el negocio lo tienen montado en los teleféricos y ferrocarriles que suben de forma alternativa diariamente repletos de turistas. Hay hasta un tren que llega a 3.454m, a los pies del Jungfrau. ¿El precio del billete? unos 160 euros ida y vuelta.  Obviamente, a mí de algo me tiene que servir ser corredor, ¿no? la pasta que me ahorré fue considerable, aunque el desnivel acumulado en mis piernas fue también digno de mención. Casi 9.000m en los días que estuve haciendo el cabra por aquí.


Lauterbrunnen (foto @NuriaLila)



Rutas

Bueno, al final en este tipo de viajes, que yo denomino de Turismo Running, se trata de disfrutar haciendo de vez en cuando alguna ruta interesante. Hay varios lugares que merece la pena visitar en las montañas, y como he dicho los caminos están muy bien señalizados, además el recurso es siempre guiarse por donde suben los teleféricos como referencia de garantía para no perderse. Propondré 3 para dar una idea de lo que podemos hacer por aquí.

Ruta 1: Grindelwald Grund (943m) - Eigerglestcher(2.320m) y bajar hasta el lago artificial de Kleine Scheidegg + vuelta.

Carteles de las rutas
Saliendo de la estación de tren de la parte de abajo de Grindelwald, encontraremos unos cartelitos de color amarillo colocados en un puente que nos indicarán hacia donde debemos dirigirnos. Allí nos marcarán todos los destinos posibles y los tiempos estimados de llegada. En mi caso fui siguiendo la ruta 34, un camino a tramos paralelo al tren que sube a la Jungfrau pasando por la estación de Brandegg (1332m) unos kilómetros más arriba. Pero al llegar a Alpiglen (1615m.) cogí la alternativa de ir por el Eiger Trail (Ruta 36), un tramo más técnico y más largo, pero mucho más ameno y divertido, bordeando la ladera del Eiger, un recorrido simplemente espectacular. Se puede hacer un poco duro por momentos ya que el ascenso es constante. El camino acaba en Eigerglestscher, una estación de tren a 2.320m de altitud. Desde allí bajé hasta el lago artificial de Kleine Scheidegg (2.160m), un precioso lugar donde hay unos banquitos en los que puedes sentarte y meter los pies en agua fría con burbujas. Una vez reposado, procedemos a la bajada, desde allí, de  nuevo paralelo al tren, lleno de turistas que te saludan al pasar.
Resumen: 20,5km +1377m, -1377m en 4h 55

una imagen de Kleine Scheidegg (foto @Nurialila)


Ruta 2: Grindelwold (943m) - Bachalpsee (2265m) + vuelta

En esta ocasión el recorrido se inicia desde el teleférico que sube de Grindelwald a First. La gracia para los corredores obviamente es subir por el camino. Yo seguí por la ruta 15, que va siguiendo las telecabinas hasta Bort, después me desvié hacia Waldspisz, atravesando unos preciosos bosques hasta enlazar con la ruta 4 que te lleva directamente a Bachalpsee (2265m). Unos 9km de constante subida en los que salvas un desnivel positivo de más de 1300 metros. La gente suele ir caminando desde la parada de First hasta el lago, ya que sólo hay unos 3 km. Allí arriba puedes encontrar a algunos turistas vestidos con elegantes ropas, alguna con zapatos de tacón, no demasiado adecuada para esos lares, haciéndose selfies con sus caros móviles última generación con las felices vacas que están allí pastando. La bajada de vuelta hasta Grindelwald es de lo más amena y rápida.

selfievaca (foto @NuriaLila)


Panorámica de Bachalpsee (foto @NuriaLila)





Resumen: 21km +1322m, -1322m en 3h 38

Ruta 3: Zermatt (1620m) - refugio de Hörnli (3.260m)

Sin duda esta es la reina de las rutas. Subir hasta Hörnlihütte (3260m), refugio a los pies de la cumbre del Matterhorn. Sin embargo, para ello, hay que desplazarse hasta Zermatt, un pueblo que bien podría ser de cuento. Para ir hasta él hay que llegar hasta Kandersteg y allí embarcarse con el coche en un tren que atraviesa un largo y oscuro túnel hasta Goppenstein. El precio del curioso billete es de unos 27 Euros. Después seguiremos hasta Täsch, y una vez allí hay que dejar el coche en un parking. En Zemartt están prohibidos los vehículos con motor de explosión. Todos los medios de transporte son eléctricos, por lo que la única manera de llegar hasta allí es en un tren que sale cada poco. Resulta curioso que exista un pueblo que prohíbe el uso de gasolina, cuando la mayoría de turistas que visitan Suiza son jeques árabes. En Zermatt no sueles ver a ninguno. Una particularidad de esta absoluta falta de polución, son los olores. El sentido olfativo se multiplica, puedes detectar si alguien está cocinando una tarta a distancia y hasta saber de qué es.



Al día siguiente, bien temprano, y mientras ves los primeros rayos de sol iluminar la icónica montaña, hay que iniciar  la marcha... y más si piensas subir a pie hasta allí. Claro que existe la opción de subir en teleférico hasta el lago de Schawarz, pero a mi me resulta más emocionante recorrer los 6,3km con +963m que hay de camino desde el mismo Zemartt, y si como en mi caso te acabas picando con otro loco que hace lo mismo que tú y que pretende adelantarte, puedes rebajar en mucho las 3h30 que están marcadas de trayecto. Así, con la lengua fuera, en a penas 1h 17 ya estaba en el restaurante que hay allí arriba. Luego, desde Schwarzsee hasta el refugio hay que seguir ascendiendo por la arista de Hörli, durante unos 4'3km y +677m más. Ni que decir que las vistas son increíbles. Un vez arriba y tras un descanso toca bajar de nuevo y descender 1.630m hasta llegar de nuevo al punto de partida.


Schwarzsee (foto: @NuriaLila)

En el refugio de Hönrli (foto @NuriaLila)

Vista desde arriba de Hörnlihütte (foto: @NuriaLila)



descansando tras el ascenso (foto:@NuriaLila)



en un tramo de la arista de Hönrli (foto: @NuriaLila)



Con el Matterhorn de fondo (foto: @NuriaLila)


Resumen: 21km +1630 -1630 en 5h27


Pero, está claro, que además del atractivo que puedan tener los Alpes suizos para correr o hacer trekking, también tiene pueblecitos con un encanto especial que visitar. Como por ejemplo Grindelwald, Interlaken, Thun, Spiez, Brienz, las cascadas de Lauterbrunnen y porsupuesto el ya mencionado Zermatt. Lugares donde los amantes de la fotografía podrán disfrutan tanto o más que los que lo hacemos corriendo por todas partes.

@NuriaLila

En Thun (foto: @NuriaLila)


Cascadas en Lauterbrunnen (foto; @NuriaLila)


  
Lago de Brienz

(foto: @NuriaLila)



No hay comentarios:

Publicar un comentario