Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

domingo, 14 de noviembre de 2010

EPÍLOGO CAMINO DE SANTIAGO


El epílogo del Camino a Santiago
Miércoles 20 de octubre 2010

Ricard Fernàndez Carrión (el corregrino Richardum)

Transcurridos unos días, tras haber completado la aventura de hacer el Camino de Santiago corriendo, uno siente la necesidad de hacer una reflexión sobre lo que ha significado esta experiencia. Personalmente el Camino para mí ha significado muchas cosas, pero básicamente lo veo como una metáfora de lo que es la propia vida. Creo que cada jornada allí representa un momento de nuestra existencia, siempre existe el objetivo final de llegar a Santiago, pero para ello hay que superar diferentes etapas. Cada día te enfrentas con molestias y dolores que te hacen difícil avanzar, incluso con inclemencias meteorológicas o con unos puertos de montaña tremendos. Pero para superar todas esas dificultades siempre tratas de buscar la parte positiva, aprendes a valorar el paisaje por donde estás teniendo la suerte de pasar, la sensación de libertad, el aire puro que respiras al correr, la comida que vas a comer cuando llegues a tu destino del día, la ducha caliente que te vas a dar… En definitiva valoras todas aquellas cosas sencillas que te rodean y a las que muchas veces no les prestamos la suficiente atención. Hay demasiada gente en el mundo que sólo anhela lo que no tiene y jamás disfruta de lo que la vida tan generosamente le ha dado.

Si busco hacer una interpretación más profunda de lo que ha significado para mí puedo aplicarla a diferentes aspectos de mi vida. En primer lugar haberlo hecho corriendo es la constatación de que esa sensación la considero inigualable. Practicar deporte y en especial correr es para mí una necesidad con la que disfruto como si estuviera volando. Haber recorrido esos paisajes corriendo ha sido una experiencia única y maravillosa. La dureza del camino me ha recordado muchos aspectos de mi vida y no he podido evitar, en algunas fases, recordar lo mal que me lo hizo pasar el actual equipo de gobierno de la RFEA con sus falsas acusaciones, podríamos decir que ellos han sido la tendinitis que en algunos tramos me impedía correr, pero contra la que he luchado hasta el final y a la que afortunadamente he podido vencer. El carácter que te imprime el Camino es el de un luchador, el de alguien que no se rinde jamás, el de alguien que tiene las ideas muy claras. Algunas veces acababa completamente cojo y pensaba que al día siguiente no podría volver a correr. Pero amanecía y nuevamente me ponía la mochila a la espalda, esa que todos llevamos en la vida, y de nuevo empezaba a volar.
Uno nunca sabe cuando se va acabar su camino, siempre crees que vas a llegar a Santiago, pero no siempre es así, por lo que una vez asimilada esta premisa, aprendes a disfrutar de cada día como si fuera el último. En este aspecto me basé, en cierta manera, para iniciar esta aventura. El recuerdo de mi primo Álvaro, fallecido recientemente con tan sólo 25 años, me hizo reflexionar sobre lo que es la vida, sobre disfrutar de cada día y no pensar demasiado en el mañana porque mañana no sabes si podrás volver a correr.

Yo he tenido la suerte de compartir esta aventura con dos compañeros que se han convertido en mis hermanos corregrinos. Los tres con diferentes personalidades, con distintas perspectivas y opuestas cualidades, pero con un mismo fondo y un destino común. Lo que es indudable es que esta aventura nos ha unido más si cabe y que siempre nos identificaremos con esa flecha amarilla que te indica por donde sigue el Camino. A ellos les quiero agradecer su compañía y su apoyo en este viaje que posiblemente ha significado algo especial para cada uno de nosotros.

Ricky.


Daniel Martínez Díaz (el corregrino Danielem):

Hola, me presento. Soy uno de los corregrinos. Ricky me ha pedido que escriba un epílogo sobre lo que he sentido haciendo el Camino de Santiago. Sinceramente, no creo que pueda transmitir con una redacción lo que El Camino me ha hecho sentir a mí, no obstante, lo voy a intentar.
Quiero decir que antes de hacerlo no sabía realmente dónde me metía. Todo era una incógnita para mí y lo poco que conocía del Camino eran los “turigrinos” que había visto en televisión. Han sido las primeras vacaciones en las cuales he podido disfrutar a la vez del deporte del cual hace tan solo unos pocos años que estoy tan enganchado. Ya se ha acabado esta aventura y parece muy lejano el día que nos pusimos las mochilas y comenzamos El Camino sin saber hacia donde dirigirnos. Trescientos kilómetros hemos recorrido con una mochila en la espalda que ha pasado a formar parte de nosotros. Hoy me siento realmente fuerte, siento que las distancias ya no son ningún problema. Podríamos desplazarnos a cualquier parte, tan solo es cuestión de tiempo. He descubierto lo que son los caminos, las amistades y lo emocionante que resulta correr para desplazarte, pues el camino que dejas atrás ya no lo vuelves a ver. Cada día es un decorado diferente que no tiene final. El hecho de hacerlo corriendo nos ha permitido conocer mucha más gente y sin querer, ser el centro de atención de todos los peregrinos y hospitaleros que nos animaban día a día, con su sonrisa y su “buen camino” al vernos pasar. Sin duda éste ha sido el primero de los caminos que haré con la compañía de mis compañeros y amigos Ricky y Raúl sin la ayuda y apoyo de los cuales no podría haber terminado.

El corregrino Dani.
P.D. Sí, no os equivocáis, somos nosotros, Los Corregrinos.


Raúl Estévez Álvarez (corregrino Radulfum):

Octubre del año 2010 quedará grabado en mi memoria por haber vivido la aventura más intensa, dura, retórica y bonita de mi vida.

Desde que fundamos nuestra Asociación deportiva Canet Race y me enfundé la equipación de nuestro equipo creo que no hemos vuelto a tener celos de cualquier superheroe tipo “Spiderman, Superman, etc..” al parecer los Canet racers tenemos tendencia a buscar retos y hasta el momento hemos conseguido todo lo que nos hemos propuesto con un cierto grado de éxito, como la organización de la primera edición de la CANET RACE 10km y nuestro reciente Camino de Santiago corriendo.

Ahora mismo tengo un pupurri de sentimientos de satisfacción que le dan más sentido a mi vida. Realizar el camino haciendo lo que mas me gusta “Correr”, no ha sido nada fácil, pero he notado que tiene una energía increíble y te empuja a finalizar cada etapa. Creo que aún no he asimilado toda la intensidad de estos 14 días fuera de casa y eso es porque me lo he pasado muy bien. Ahora mismo se me pasa por la cabeza nuesta llegada a León, la busqueda del primer albergue, completando la credencial, nuestra primera noche de tapas por León, el ruido de los primeros osogrinos, nuestros primeros metros caóticos por León, la llegada de nuestra primera etapa a Hospital de Órbigo donde nos encontramos unas magníficas hospitaleras, la segunda etapa de 38km entre hospital de Órbigo y Rabanal del Camino durísima! menos mal que con nuestro humor con voz de punset todo era más ameno…, la subida a la cruz con la niebla, la bajada de la cruz entre las montañas de verde intenso hasta Ponferrada donde conocimos al gran Manolo, la etapa “light de Ponferrada a Villafranca del Bierzo, la cena comunitaria en el albergue Ave Fenix, Jonatan y ana (hospitaleros del Ave Fenix, que majos), la infernal subida a O´Cebreiro, el arcoiris de O´Cebreiro, conocer a Billy de New Mexico, la llegada a la par a Triacastela donde Dani hizo un cheking de la instalación eléctrica del albergue, la caravana de Barbadelo, el chequeo de nuestras barbas, risas, más risas, me estoy partiendo, los aplausos y ánimos de los peregrinos al pasar, el dolor de rodillas presente en todas las etapas, conocer a Martina, mis increíbles sensaciones hasta Hospital da Cruz, el aumento de peregrinos a partir de Sarria, el sprint final después de 27km llegando a Melide, el pulpo de Melide, el pan, el vino!, los osogrinos de nuevo, el abrazo de Ricky al principio de la etapa de Melide-Pedrouzo, el ritmo criminal de la etapa Melide-Pedrouzo, a cuchillo, a machete, a piñón, el dolor de rodillas por la tarde en Pedrouzo, la salida nocturna de la última etapa, ricky estampandose con una rama, el adelantamiento al espantapájaros-fantasmagrino, la entrada en la plaza de Obradoiro gritando ¡hemos llegado! Antonio diciendo: sí señor, ahora sí que hemos llegado, de rodillas frente a la catedral, nuestra mariscada!!, el Paris-Dakar, el reencuentro con los peregrinos, nuestras comidas de olla, los corregrinos, los corregrinos, los 13 cortos más largos de la historia.., el apartamento, la victoria del Barça, la dueña del bar que nos invitó, en fin…muchos más detalles.

Todo esto no hubiera sido tan guapo si no lo llego a compartir con dos grandes amigos, Dani y Ricky con quien he vivido momentos muy emotivos, (muchas risas).

He notado que nos estabais mirando, no os equivocais, si si, somos nosotros, los Corregrinos! (todo con 2 copas de más).
Volveremos al camino, lo sé.
Raúl.

AGRADECIMIENTOS:

Cabe destacar que en toda esta aventura no hemos tenido ningún tipo de soporte logístico, no llevábamos coche de apoyo, ni nadie nos trasladaba las mochilas de un albergue a otro. Pero eso no significa que no hayamos recibido otro tipo de apoyo, el que todos los que nos han seguido nos han dado y el de todos los que de alguna forma han contribuido a difundir esta aventura. Agradecimientos a todos ellos, eso ha hecho que para mi valiera la pena cargar con un kilo más en la mochila,contando el peso del Ipad y sus complementos que tan gentilmente nos ha cedido la página web de TR RUNNING, de nuestro amigo Lluís Zúñiga, que casualmente fue papá el mismo día que llegamos a Santiago. Una parte de ese Camino va dedicado a su hijo Jordi, que seguro será un gran runner como su padre. Agradecimientos también a nuestra querida Nuria Lila que cada día nos llamaba para preocuparse por nosotros y que además se encargó de actualizar la página del Facebook a cada etapa. También nos vino muy bien el Gps TwoNav de CompeGPS con el que controlábamos las distancias y las altimetrías de cada una de las etapas que realizábamos. Esperamos que toda la documentación que dejamos de nuestro viaje sirva para que en un futuro alguien pueda utilizarlo en su beneficio para planear su propia aventura o simplemente para pasar un rato ameno con los relatos de los corregrinos.
Buen Camino.

1 comentario:

  1. Hola Corregrinos !
    Hace tiempo que le doy vueltas a la cabeza porque deseo hace un tramo del Camino corriendo. Me encanta correr y tengo la inquietud de realizar este reto. Lo primero que he hecho ha sido preguntar al sr google si hay alguien que tenga esta misma "locura" y mira por donde os he encontrado a vosotros. He leido todas las etapas y me ha encantado. Me han dado ganas de coger la mochila y empezar a correr mañana mismo.
    Da la casualidad que yo veraneo en Canet, concretamente en el cámping Globo Rojo. O sea, que estoy muy cerca de vosotros.
    Me encantaria si me pudierais asesorar y darme consejos de vuestra experiencia.
    Si no es mucha molestia, os podriais poner en contacto conmigo, o me podeis decir donde os puedo localizar en Canet para que me aconsejarais ?
    Muchas gracias por todo.
    Mi e-mail es miguso@hotmail.com y mi nombre es Miquel.
    Un abrazo

    ResponderEliminar