Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

domingo, 24 de julio de 2011

SUFRIENDO EN SANTA CRISTINA D'ARO

SUFRIENDO EN SANTA CRISTINA D'ARO

Al hilo de lo que decía en mi anterior entrada “¿es bueno competir sin estar aún en forma?” en el día de hoy se han confirmado todos mis pronósticos. No he tenido en ningún momento ni el cambio, ni el ritmo ni el final que son necesarios para hacerlo bien en una carrera. Vamos, que ha sido como presentarme en un campo de batalla sin armadura, escudo ni espada. He sufrido mucho para un discreto resultado, aunque bueno, no hay que perder el norte, la idea original era competir para conseguir subir un puntito más mi magullado estado de forma.

La carrera tuvo una magnífica inscripción, más de 500 corredores, y la verdad es que al ser un sábado por la tarde había muchísimo ambiente. Allí nos encontramos con nuestros compañeros de TR Running con los que tenemos gran afinidad por el pasado canetenc de Lluís Zúñiga. Calentamos todos juntos, comentamos las características del circuito y nos deseamos suerte mutuamente. La organización falló un poco en el horario de salida, con casi media hora de retraso y también un poco en la señalización de los kilómetros del recorrido. Por lo demás estuvo bien, un circuito mixto en el que se salía del pueblo y posteriormente se entraba en un bosque con subidas y bajadas, para finalmente descender por una carretera, bordear un campo de golf y acabar de nuevo en la plaza del ayuntamiento. Una vez se dio la salida se formó un amplio grupo cabecero, ya que el ritmo en los primeros compases no fue muy exigente. A mi esa paz me dio mala espina, era bastante evidente que esa calma precedía a la tormenta. Y así fue, una vez dentro del bosque y tras un par de repechos, Óscar Rodríguez, del Calella, se encargó de romper las hostilidades. Cambió bruscamente y saltaron inmediatamente tras él Jamal, que sería el vencedor final, y Jaume Quintana, quién sería segundo en meta, pero el arreón fue determinante para decidir el pódium cuando apenas estábamos en el ecuador de la prueba. Intenté seguirlos, de hecho estuve atento al cambio y lo vi venir, pero no, la marcha no entraba y el cuenta revoluciones se estaba disparando por momentos. Tuve que desistir y dejarlos marchar. Enseguida fui cazado por mi compañero Gebre del Canet Race, quién parecía empeñado en imitar todos mis movimientos, y por Joan Piqué dels Corredors.cat. En un momento de debilidad perdí unos metros con ellos, aunque me recuperé y en una bajada los volví a pasar colocándome de nuevo en cuarta posición. Lamentablemente lo siguiente fue una subida bastante pronunciada y allí quedé de nuevo relegado al sexto puesto del que ya no me movería. Pronto llegamos a una carretera que picaba hacia abajo, en ella había una amplia visibilidad de los corredores que se encontraban por delante. Ahí se produjo un efecto curioso y es que todo el mundo, al tener a la vista a sus adversarios, se creyó tenerlos a tiro. Fue curioso escuchar los comentarios de unos y otros diciendo prácticamente lo mismo “es que los tenía delante y veía que iban mal, si hubiera acabado más fuerte los hubiera pillado”, así pues todo el mundo acabó descontento con su posición final. Si bien es verdad, debo decir que en esa percepción de la carrera también me incluyo yo, ya que durante un buen rato creí que iba a superar a mis dos predecesores antes del último kilómetro, pero no fue así. De la misma manera que yo fui acosado por mis perseguidores yo acosé a Gebre hasta los últimos metros, pero, de nuevo no hubo último cartucho y tuve que conformarme con entrar a meta y dejar de sufrir. Al final, en estos casi 8 kilómetros de recorrido, me salió de media un ritmo de 3’23, más o menos acorde con el nivel de entrenos que estoy teniendo ahora, por tanto se puede decir que, a pesar de todo, he cumplido. Lo único que me preocupa es saber si es que realmente ya no doy para más o efectivamente habrá una mejora notable en los próximos meses, espero que sea lo segundo.

La carrera además tuvo el concurso de Daniel Martínez que acabó en un noveno puesto, que colocaba a 3 Canet Racers en el top ten de la clasificación. Los TR Running tampoco lo hicieron mal, ya que entraron todos entre los 12 primeros ( Jordi 8º, Lluis 10º y Roger 12 clas). También participó Renato Cilento, el otro Canet Racer en liza y que ahora se halla inmerso en la preparación para la Marató del Mediterrani. Destacar también el debut de Pol Palomé, que se animó a apuntarse con nosotros en esta carrera y que a sus 16 años se estrenaba también en el mundo del running, acabó el 177 de la general y 6 de su categoría y a buen seguro que repite muchas otras veces, porque esto engancha (aunque sus amigos le digan que correr es de cobardes) y parece mentira que lo diga yo, que no veas como sufrí.


Salida

llegada a meta tras sufrir un buen rato


el reposo de los guerreros


Tr Runnings y Canet Racers compartiendo fatiga



Canet Racers en el Top Ten

1 comentario:

  1. Animo, seguro que poco a poco te vas poniendo, ten paciencia.

    UN saludo.

    ResponderEliminar