Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

domingo, 21 de agosto de 2011

LA NIT DE SANT BONÓS 2011







LA NIT DE SANT BONÓS 2011

XXIX edición de esta peculiar “carrera”, que originariamente es una caminata nocturna. Aunque yo creo que con los años ha derivado en algo que ni sus propios organizadores sabrían calificar ya que, aunque mantiene el espíritu festivo de los caminantes, también hay un gran número de atletas que cada vez le dan un aire mucho más competitivo y que, por lo visto, la organización no sabe asumir. El caso es que en este año la inscripción se les ha desbordado hasta las 4mil personas, cerrando inscripciones mucho antes de la hora indicada, entre otras cosas por falta de previsión de agua para tantos participantes.

Hace prácticamente 7 años que tengo residencia en Blanes y fue hace 4 cuando oí por primera vez hablar de este acontecimiento. Estaba yo paseando mientras me comía un helado y vi un cartel que hablaba de la Nit de Sant Bonós, como en el cartel se indicaba que era una caminata, me inscribí creyendo que iba a ser un paseo, en plan ruta y en donde no habría que esforzarse mucho. La verdad es que cuando vi el ambiente, el ritmo al que se corrió y la dureza del circuito, se me indigestó el helado. Aquel año ganó, ni más ni menos, que Àngel Mullera, un atleta que en breve disputará los mundiales de Daegu en la prueba de 3mil obstáculos. En aquel 2008 acabé la “caminata” en cuarta posición, vencido por 8 kilómetros de locura, con 3 kilómetros que son un auténtico puerto de montaña y otros tantos de bajada rompe piernas total. La verdad, me llevé muy mala impresión de la carrera en sí, ya que no hay clasificaciones, no hay crono, no hay premios, el circuito no está indicado y si no lo conoces es fácil equivocarse, hay un montón de gente que se cuela mediado el circuito y hace trampas, no hay siquiera avituallamiento a mitad de carrera... en fin, lo que sería un desastre de organización. Sin embargo, la Sant Bonós tiene un encanto especial, y es el ambiente, la cantidad de gente que congrega, miles de personas participando y miles de personas animando durante todo el trayecto, destacando lo que sería la recta de llegada, donde poco tiene que envidiar a otras carreras multitudinarias en España. Así pues, y motivado por ese aspecto ambiental, me animé a correrla nuevamente en 2009, donde sin estar muy en forma, nuevamente quedé cuarto. En 2010 ya vine más motivado e intenté prepararla un poquito mejor, quedando segundo. Este año iba a ser mi cuarta participación, aprovechando que he empezado a entrenar antes en esta temporada y que ya venía rodado de un par de competiciones recientes, me presenté de nuevo en la línea de salida. Aunque no fue fácil llegar hasta ella, y lo digo literalmente, porque a falta de 20 minutos de darse el pistoletazo ya habían cerrado el acceso a la salida. Una vez más, haciendo gala de su desorientación, los organizadores no dejaban pasar a nadie, alegando que era una carrera “no competitiva”, algo completamente incoherente, puesto que si no es competitiva entonces ¿para qué tener encerrados a los participantes tras una barrera humana durante 20 minutos, sin dejar acceder a nadie? si ni siquiera hay crono, ni clasificaciones, pero ellos empeñados en gritar y expulsar a todos los corredores que iban llegando de calentar a la línea de salida. Algo que podría llegar a ser compresible, por un tema de control de los participantes, si no fuera porque al dar la salida, al final de la recta, no hicieran nada por impedir la incorporación a la carrera por los laterales a un montón de gente, la mayoría niños y adolescentes, cuando el grupo ya había iniciado su marcha, provocando así un embudo y un colapso monumental. Así pues, una vez iniciamos la marcha fui imbuido por una marabunta de gente a la que tuve que ir esquivando como buenamente pude. Al final, uno comprende que estas cosas forman parte de esta carrera, son sus obstáculos naturales, lo mismo que cuando vas esquivando los cubazos de agua que la gente lanza desde los balcones. Una vez despejado el camino, pude observar que iba en cuarta posición, Óscar Rodríguez ya había tomado mucha ventaja en la cabeza y yo me conformé con atrapar al segundo y tercer clasificado. Logré afianzar el segundo puesto al llegar a la parte final del brutal ascenso, la verdad es que me encontré muy bien subiendo... parece que ahí se ha notado el haber hecho la Pica d'Estats corriendo. A Óscar ya no me dio tiempo a pillarlo en la bajada y me tuve que conformar con entrar a unos 20-25 segundos de él, completando yo el recorrido en unos aproximados y oficiosos 27'45.

Y al acabar de correr, lo que más apetece es darse un baño en el mar, justo al lado de Sa Palomera, el punto exacto donde empieza la Costa Brava. Este año compartido con mis compañeros del Canet Race: Jordi Gálvez, Víctor Izquierdo y Carles Tamayo... en cualquier caso, la Nit de Sant Bonós se ha convertido ya en una bonita tradición.


Los Canet Racers antes de la carrera



Llegando en 2ª posición




Tradicional baño en el mar post-carrera





4 comentarios:

  1. Bon escrit amic, ets un crack en tots els sentits.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Otra vez segundo!! De castigo, a correr de nuevo el año que viene, jeje.

    ResponderEliminar
  3. jajajaja! Sí Marc, para no perder la tradición.

    ResponderEliminar
  4. Eso de la organización tengo que ir a verlo el año que viene... vaaaleeee, vaaaleeee, de paso os veo a vosotros correr, jijijiji ;)

    No entiendo que no siendo una competición ós siga saliendo esa venilla competitiva!!! estáis "chalaos" Me parece que nunca os diré de salir a pasear, porque me veo sacando los higadillos corriendo como una loca, jajaja, es broma!!! Creo que organizar algo y no pretender que la gente no corra o compita no tiene ni pies ni cabeza ¬¬

    El año que viene no te queda otra que quedar 1º ^^

    ResponderEliminar