Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

lunes, 23 de enero de 2012

DEBUT EN UNA CARRERA DE MONTAÑA : LASTREMA DE SÚRIA.



DEBUT EN UNA CARRERA DE MONTAÑA : LASTREMA DE SÚRIA.

Siguiendo con la tónica de probar nuevas especialidades, esta semana decidí competir en una carrera de montaña. Incitado por mi querido amigo Radulfum, que me colgó un enlace en el facebook de una carrera llamada Lastrema de Súria, me lo estuve planteando durante un par de días, hasta que finalmente cliqué en el formulario de inscripción y me di de alta en la lista de participantes. Sinceramente, realmente no sabía a lo que me acababa de apuntar. Pensé que una carrera de montaña sería algo así como un cross pero con un poquito más de subida.

Y llegó el domingo y , tras pagar unos peajes abusivos y hacer algún kilómetrillo de más, me presenté en Súria. Acompañados por Nuria Lila, nuestra fotógrafa oficial, que no quería perder la oportunidad de inmortalizar nuestro debut, llegamos allí sobre las 9 de la mañana. Raúl me dio entonces mi dorsal hecho una bola; lo miré sorprendido y exclamé "¿qué haces tío?" él riéndose me contestó " primera lección de los montañeros, el dorsal arrugado molesta menos para cuando te tengas que agachar por la montaña, escribe esto en tu blog". Le miré sorprendido, sonreí y dije "vaya, gracias" . Al poco iniciamos el calentamiento junto con los componentes del equipo A.E Diedre, al que Raúl también pertenece. Aprovechando la presencia de uno de sus representantes más ilustres, Xevi Guinovart, que en esta carrera obtendría el segundo puesto en la clasificación, intenté hacer un cursillo acelerado de carreras de montaña, haciéndole cuantas preguntas pude. A las 10 se dio la salida, nos esperaban unos 12'5 km con unos 800 metros de desnivel. En realidad no sabía lo que eso significaba y tampoco tenía mucha idea de a qué ritmo tenía que salir.

La primera parte constaba de un ascenso, por el casco antiguo de la población, al Castell. Por lo visto al primero en llegar allí le premiaban con una caja de cervezas y eso aceleró bastante el ritmo ya de salida, a mi como la cerveza no me gusta mucho, tampoco me batí demasiado los cuernos. Tras culminar el Castillo, volvimos a bajar y ya nos metimos para el bosque. Sin quererlo empecé a remontar posiciones y me coloqué en cabeza. Durante un rato fuí el 4º, tras los fieras. Pero de repente me encontré con una pared, el Corriol de la Torre, ahí las piernas empezaron a hincharse y noté que perdía comba respecto a los líderes. Aguanté un poco más, pero en el siguiente descenso resbalé un par de veces y el grupo perseguidor me pasó en tromba, no había lugar para el error. Perdí varios puestos de golpe, y también un guante que se quedó enganchado en un pino, pero no me desanimé y seguí a lo mío. El siguiente ascenso fue muy duro, la Torre sense Fil, 340 metros con un 29% de desnivel. Intenté mantener la compostura y no perder demasiado, en ese tramo era imposible correr y además la tierra estaba húmeda por lo que patinaba un poco. Arriba se oían los ánimos del público, lo cual te daba una referencia de lo que restaba para llegar. A partir de ese momento empezaba el tramo más duro del circuito... sí, hasta ahora sólo era un calentamiento. Practicamente seguidos venían el Corriol de la Font de Ferro (22%), Corriol del Porc Senglar( 36%) y el Filat (39%). La verdad es que en esos tramos fui ganando y perdiendo puestos constantemente; es curioso porque aquí nunca te acabas de escapar de tu perseguidor y tu predecesor siempre está a tiro por muchos metros que te pueda o puedas coger de ventaja, siempre hay un terreno mucho más propicio para cada cuál. Mientras ascendía por el Filat, el cual subí literalmente a 4 patas y grimpando como podía, me planteé que qué hacía yo allí, a lo que me contesté "¿qué esperabas, melón? esto es la montaña, échale huevos y tira para arriba" y así me autosugestioné hasta conseguir culminar. Una vez llegamos al punto más alto, empezamos a correr, por fin, por unos cortafuegos, aunque estaban llenos de piedras y costaba coger ritmo, a mi me supieron a gloria. Volví a ganar algún puesto antes de empezar el descenso. Ahora venían tres corriols de bajada, uno bastante rectilinio, otro muy empedrado y bastante técnico y el último muy pronunciado y con tierra húmeda. La verdad es que a pesar de que arriesgué bastante, he de decir que esta es la parte que más tengo que entrenar, además de que el calzado no era muy adecuado e iba dando constantes patinazos (esto es un mensaje subliminal por si alguna marca deportiva me lee y quiere regalarme unas zapas de trail como dios manda). No me fui precipicio abajo en un par de ocasiones de milagro. Con todo, sólo perdí 3 o 4 puestos y aún recuperé uno en los pocos metros, antes de llegar a meta, en los que ahí sí, se podía correr a toda velocidad. Completé el recorrido en 1h13'53 y entré en la 16 posición, que para el nivel que había y con unos 200 participantes, creo que está bastante bien. Radulfum llegó el 25 con un 1h 16, también muy contento.

Una nueva aventura más que, a pesar de su dureza, incita siempre a repetirlo de nuevo para intentar mejorar un poquito. Ya se sabe aquello de que la experiencia es un grado.

Yendo a Súria
Atándome las zapas antes de calentar
Calentamiento
Unas rectas antes de empezar
salida
Pistoletazo
Primera subida, muy light
Empezamos con los primeros corriols, para calentar
Ahí colocado en 4 lugar
Xevi Guinovart
Llegando a meta
Radulfum
mis piernas tras la carrera
Comiendonos el bocadillo
Con Lila y Radulfum





2 comentarios:

  1. si lo sé me parto los cuernos por la birra que a mi si que me gusta.. jejeje. gran crónica! un abrazo compañero!

    ResponderEliminar
  2. Buen debut!! SEguro que repites! y como dices la experiencia es un grado, así que: a acumular experiencia!!

    ResponderEliminar