Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

lunes, 28 de mayo de 2012

HALF CHALLENGE BARCELONA-MARESME POR RELEVOS.





Esta historia empezó unos meses atrás, en el pueblo de Tordera, cuando Enrique Conde y dos amigos más, aficionados al triatlón, decidieron hacer un equipo y apuntarse al medio Ironman de Calella por relevos. No tenían grandes pretensiones, sólo pasar un buen rato haciendo lo que más les gusta. Sin embargo, una vez inscritos,  el que iba a realizar la parte de ciclismo fue baja y tuvieron que buscarle un sustituto. En este caso encontraron a Pere Raja, un joven ciclista de 23 años que atesora una gran calidad y que ciertamente apunta maneras. Según se acercaba la fecha de la competición, y por circunstancias de la vida, el encargado de hacer la parte de running también tuvo que desistir de participar en el equipo debido a una inoportuna lesión. Y aquí es donde entro yo en escena. Miguel Pascual, uno de los runners a los que entreno, le pasó mi contacto a Enrique y éste me propuso formar parte del equipo en cuestión. Siguiendo la tónica que llevo de apuntarme a todo y probar cosas nuevas, como no, acepté la propuesta. Aunque lo primero que le dije a Enrique fue "bueno, vamos a divertirnos, pero ya que estamos vamos a hacerlo bien ¿no? Hay que intentar hacer pódium". Enrique se quedó un poco perplejo porque acababa de darse cuenta de que lo que había empezado siendo una mera participación ahora se convertía en un emocionante reto. 

Enrique Conde, "el capi"
Y llegó el día. A Enrique, el capi,  le tocaba afrontar 1'9 km nadando, a Pere 85 en bici y a mi correr una media maratón. A las 9:05 se dio la salida de los relevos absolutos masculinos. Enrique cumplió muy bien su parte  haciendo sobre los 35 minutos, tal y como había pronosticado. La competencia era dura y los rivales nos sacaron unos cuantos minutos. El primero salió del agua con sólo 22minutos. En ese momento íbamos los 18, así que, como estaba previsto, tocaba recortar minutos y remontar posiciones. 

Pere Raja, "el biker"



Pere montó en la bicicleta y salió como una flecha. Ahora me tocaba esperar su relevo en la zona de transición. Me iba llegando información de nuestra posición en carrera a cuenta gotas y tampoco era demasiado precisa. Sabía que íbamos remontando, pero que los 4 o 5 primeros iban más fuertes que nosotros y que nos iban manteniendo la distancia con bastantes minutos. También nos habían dicho que uno de los equipos que iba en cabeza había roto la bici y que se habían tenido que retirar. Así que nada, lo mejor que podía hacer era permanecer en la sombra para refugiarme de un sol achicharrante, beber agua, calentar un poco y esperar el momento de empezar a correr. Al cabo de un poco más de  2 horas empezaba a haber movimiento, todos los relevistas de running estábamos inquietos porque ya se oía el murmullo del público cuando llegaba el primero de los ciclistas. Al verlo entrar pensé: "Uf! Muy fuertes, estos ya nos llevan demasiada ventaja, a ver los segundos". El segundo relevo tardó un poco más en llegar aunque yo no dejaba de mirar el reloj, el tiempo pasaba y veía que la remontada iba a ser difícil. Llegó el tercero y el tiempo seguía avanzando rápidamente. Me fijé en las indumentarias de los runners que ya empezaban a correr, ellos tenían que ser mi objetivo si la cosa se ponía bien, debía memorizarlos para luego buscarlos entre el tumulto de gente que iríamos adelantando. Nada, el tiempo transcurría, entraba el cuarto y hacía ya varios minutos que las posiciones de podium habían empezado a correr. Pero cuando parecía que se nos escapaban las opciones entró Pere en 2h 23... ¡ Bueno, ahí está! ¡Vamos quintos! Me coloco rápidamente el chip y empiezo a correr, miro el reloj y calculo... "Mmm el cuarto me saca unos 2 minutos, el tercero 8 y el segundo unos 16. La cosa está complicada pero aún me quedan 21km por delante."



Esperando para empezar a correr

Completando la primera de las vueltas
Pronto vi que no iba a ser fácil, los de la categoría de relevos salimos los últimos, así que cuando nosotros empezamos a correr teníamos por delante a todos los demás participantes de la triatlón repartidos por todo el circuito, que era un arriba y abajo por el paseo marítimo. Así que, bajo un sol de justicia y una ligera pero molesta brisa, me encontré a cientos de triatletas durante todo el recorrido (muy estrecho, por cierto) a los que tuve que ir adelantando haciendo un permanente slalom, frenando y arrancando constantemente. Para más inri, notaba una molestia en el isquio derecho que ya llevo arrastrando desde hace un par de semanas y que no se me acaba de curar. Sin embargo, todas estas circunstancias no fueron óbice para que yo intentara cumplir mi misión.  Me puse a 3'30 el kilómetro y tiré millas.

llegando a la última recta
En el kilómetro 6 ya íbamos cuartos. Pasé el 10mil sobre 35'40" y  fue entonces, al cumplir la primera vuelta de 10'5 km,cuando recibí un poco de información de la situación; Enrique me gritó: " vas a 5 minutos del tercero y a 8 del segundo, que va fundido!". En fin, probablemente el tercero pillaría al segundo, pero en cualquier caso yo debía mantener el ritmo para remontarles bastantes minutos a ambos. El calor, el vientecillo y los constantes frena y arranca de los adelantamientos empezaron a hacerme mella. Tuve que disminuir unos segundos el ritmo, beber agua y tomarme un gel. Empecé a fijarme en los corredores con los que me cruzaba y que ya volvían, tenía que identificar a mi víctima y tomar la referencia para iniciar el ataque. Cuando me crucé con el tercero, me sacaba aproximadamente un kilómetro, yo iba por el kilómetro 15 y él por el 16, pero a su vez él estaba atrapando al segundo clasificado. Me quedaba poco y tenía que remontar aún muchos minutos, pero no me rendí. Así que de nuevo me espabilé e inicié mi caza;  o uno u otro tenía que caer. Llegando al kilómetro 18 y casi dándome por vencido vislumbré una camiseta de "Where is the Limit?" y llevaba el dorsal rosado de los relevos...¡Sí, allí está!...¡Es el tercero!. .. Me lancé a por él y lo pasé con rotundidad, ahora sí, el objetivo estaba cumplido. A falta de dos kilómetros ya estábamos en el podium. El segundo estaba aún casi a 3 minutos, así que aunque todavía pude recortarle algo, era ya imposible atraparlo. Mis compañeros me esperaron en la recta de  llegada y los tres entramos juntos con una gran alegría por la espectacular remontada que habíamos protagonizado.

Finalmente completé una difícil media maratón en un tiempo de 1h16 según mi cronómetro, aunque en la clasificación luego aparece 1h17, da igual, en cualquier caso, fue una experiencia muy divertida y sólo por el espíritu de equipo y compañerismo que vivimos valió la pena todo esfuerzo y dificultades que tuvimos que pasar. La verdad es que nos ha gustado bastante y ya estamos mirando de repetir algún que otro triatlón por relevos. Ha nacido el Tordera-tri Canet Race Team!

En el podium

4 comentarios:

  1. Tal cual, una gran crónica, una gran carrera, una gran experiencia, pero sobre todo un gran equipo. Y tanto que repetiremos, ya sabes, 10/06 nos espera otro más que posible podium en L'Estartit - Illes Medes, ¡Amunt Tordera-tri Canet Race Team,...me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ricky , jo estava de públic animant i et vaig veure que anaves molt llançat i fent ziga-zagues avançant corredors . Fer pòdium per relleus no es gens fàcil ja que son equips molt competitius .
    Felicitats !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gràcies Joan! Certament va ser una experiència molt i divertida i molt gratificant. :)

      Eliminar