Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

sábado, 28 de marzo de 2015

RUTA POR EL MONTSENY: ARBÚCIES-SANTA FE-TURÓ DE L'HOME-LES AGUDES-ARBÚCIES


A veces no somos conscientes de la suerte que llegamos a tener los que vivimos entre el Maresme y la Costa Brava. Realmente somos unos privilegiados, sobre todo a los que nos gusta el deporte, especialmente correr, el senderismo o ir en bici. Porque lo que tenemos aquí no se encuentra en muchos sitios. Entre una de esas maravillas naturales que nos envuelven encontramos el Parque Natural del Montseny, el más antiguo de Catalunya, con más de 30mil hectareas de un magnífico entorno natural que se extiende entre las comarcas de Osona, La Selva y el Vallés Oriental. Así que no hay mejor manera de disfrutar de este regalo que nos brinda la naturaleza que haciendo una ruta desde Arbúcies, pasando por Santa Fe y coronando el Turó de l'Home y les Agudes, con 1706 y 1704 metros de altitud respectivamente, para bajar de nuevo hacia nuestro punto de origen. En definitiva, nos esperan unos 28 kilómetros con más de 1600m+ y con tramos con cierta dificultad técnica.



Vamos a detallar un poco en qué consiste esta ruta y por dónde transcurre, ya que es muy recomendable. Así que lo primero es irnos con  Danielo y con Sancho, su inseparable Braco de Weimar, hasta Arbúcies. Bueno, para el que quiera hacer este recorrido ir con ellos es opcional, en mi caso es que  suelen ser mis fieles compañeros de rutas.


Aparcamos en la entrada del pueblo, hay un par de párquings gratuitos allí mismo, por lo que por ahí no hay problema. Nos preparamos, nos ponemos las zapas de trail, los manguitos, las perneras y cargamos la camelbac con litro y medio de isotónico, un plátano y un bocadillo de jamón con tomate, sí, sí, bocadillo de jamón serrano, ni barritas ni nada.... no te puedes imaginar lo bueno que sabe cuando estás en la cumbre. Nuestro compañero canino, Sancho, nos mira como diciendo "dejaros ya de tonterías y empecemos a correr"... claro, como él ya lleva el calzado incorporado en sus patitas, con sus almohadillas que le proporcionan una gran amortiguación y sus garras que sin duda tienen el mejor grip del mercado. Yo por mi parte, iba a aprovechar para poner a prueba las Brooks Cascadia 10 como parte de mi trabajo en running.es


Caminamos unos 500 metros hasta llegar a la salida oficial. Allí hay una señal que nos indica claramente el GR que tenemos que seguir, pintado de amarillo y que indica Santa Fe. No tiene pérdida, no hace falta ni descargarse tracks ni nada, está perfectamente señalizado. Hay una estaca que nos indicará el camino en cada punto donde podamos dudar.

Tras la foto de rigor, empezamos por fin a correr. Todo es subida, sin tregua, así que hay que empezar con cierta calma si no queremos que se nos hinchen demasiado las piernas antes de tiempo. Ahora el trayecto que nos espera es una trialera ascendente que atraviesa un bosque frondoso y que cambia de aspecto y de colores según la época del año, aunque eso sí, siempre es un placer correr por aquí. Los primeros kilómetros transcurren lentos, pero poco a poco uno va cogiendo el ritmo, nos vamos acostumbrando a subir y si estamos en forma pronto dejaremos de sentir el ácido láctico recorriendonos los músculos. 




Antes del kilómetro 4 encontraremos un castaño vetusto e imponente y por el que siempre que pasamos, tenemos la costumbre de gritar "¡¡castañooooo!!" en fin, no es necesario, pero nosotros lo hacemos y punto. Una vez superada una masía, que dejamos a nuestra derecha, y tras escuchar una jauría de perros ladrándonos llegaremos a una subidita con bastantes piedras sueltas. Superado este tramo, los dos últimos kilómetros antes de llegar a Santa Fe, son bastante cómodos y rápidos. Ya subir sin parar de correr a Santa Fe es un hito, e incluso ese ascenso es objeto de algún que otro entreno que hemos hecho a piñón. Unos casi 9 kilómetros con 900 de desnivel, muy adecuados para preparar carreras verticales.


Cumplido el primer objetivo, hay que cambiar el chip de las indicaciones, ahora buscaremos el camino del Turó de l'Home, también muy bien señalizado con estacas en amarillo, sigue sin haber pérdida. Lo que sí tiene mayor dificultad es el terreno, que se complica y además se inclina un poco más. En unos 5 kilómetros más haremos cumbre en el Turó de l'Home salvando un desnivel de otros 700 metros que se suman a lo que ya llevamos. Debido a la cercanía entre Les Agudes y el Turó de l'Home, se presenta la posibilidad de subir por uno y bajar por otro o viceversa. Hay una bifurcación en la que atraviesas el río para ir por les Agudes o seguir sin cruzarlo hasta el Turó. En este caso seguimos hasta el Turó por el camino de la Avetosa. Se puede hacer un poco duro si vamos muy deprisa, el rápido ascenso y la cantidad de kilómetros que llevamos subiendo, pueden pasar un poco de factura. Pero nada que no se cure llegando a la cima. Una vez allí disfrutamos de las vistas y del ansiado bocadillo de jamón.

El siguiente paso es irnos hacia Les Agudes que está justo enfrente. Llegamos en unos minutos por un caminito de piedras que une ambas montañas. Bajamos y luego volvemos a subir para culminar de nuevo. Ahora sí, una vez arriba, sólo cabe bajar.
Iniciamos el descenso, ahora por el recorrido de les Agudes (por Briançó), el que acaba atravesando el río. La bajada es técnica y bastante inclinada. La fatiga se nota un poco y a mi personalmente se me cargaba un poco la espalda con tanto salto.


Atravesamos de nuevo Santa Fe y emprendemos la parte del descenso más divertida. Al menos para mí. Son corriols, pero por los que no hay tanta piedra y se puede correr un poco más. En poco rato estamos abajo, no sin que antes Dani se haya torcido el tobillo. Yo también me lo había torcido un par de veces un poco antes. Pero en fín, son gajes del oficio, y como ya los tenemos tan dados de sí, nos quejamos un rato mientras vamos dando saltitos a la pata coja y luego seguimos corriendo.

Bueno y a modo de dato informativo, diré que hicimos 3h29 en total, sin contar los minutos que tardamos en comernos el bocadillo, que tampoco fueron muchos... había hambre. 


Más fotos CLICK AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario