Datos personales

Mi foto
-Tech Rep en Saucony -Redactor jefe en Running.es

Translate

jueves, 14 de mayo de 2015

3ª etapa Camino Portugués: Barcelos- Ponte da Lima. 34'5km muy variados con torcedura de tobillo incluida.





Ayer noche nos metimos un atracón, para no perder la costumbre, Dani un pollo entero y yo un cazuelo industrial de pasta, además de un postrecito que nos compramos. Y, claro está, fieles a nuestros orígenes cenamos pasadas las  9 de la noche, cuando la mayoría de peregrinos lo habían hecho ya a las 19h. Para no ir a dormir con la barriga llena, nos acostamos 1 hora y pico más tarde, entonces muchos peregrinos ya estaban durmiendo. Se hacía un poco difícil hasta meterse en la cama intentando hacer el mínimo ruido posible ya que enseguida se oía al "Peregrino Serpiente" emitir un molesto sonido "shhhhhhhhhh". Éste es el mismo que luego a las 6 de la mañana monta una escandalera que no hay quién siga durmiendo. A las 7 de la mañana aquello era un concierto de cremalleras, todo el mundo preparando sus mochilas e intentando ajustar sus enseres dentro. Tanto ruido Acabó por desvelarme. 



Dejé dormir a Danielem 1 hora más, hasta las 8 y entonces lo desperté igual que hizo él ayer conmigo. Lo zarandeé suavemente y le dije que estábamos más solos que la una, que allí ya no quedaba ni el Tato. Nos preparamos tranquilamente y nos fuimos a desayunar. El día amaneció con una ligera llovizna, aunque enseguida el viento se llevó las nubes. A las 9 entré en una farmacia para comprarme unas gasas que me protegieran los hombros. Una vez listos, arrancamos a correr.




La etapa de hoy ha sido la más intensa de las 3 hasta ahora. Para empezar por los  34'5km que separan a Barcelos de Ponte da Lima y después por la variedad en cuanto al recorrido. Teníamos carreteras, adoquines, caminos aderezados con parras, bosques con flores, zonas agrícolas... subidas, bajadas, viento... En fin, de todo un poco. Hemos ido muy cómodos, la verdad es que no estamos sufriendo de piernas, se nota que venimos bien preparados físicamente y estamos llevando un ritmo de 5'/km fácilmente, teniendo en cuenta el peso de la mochila. Sin embargo, sí ha habido un momento complicado. Pasado el kilómetro 24, en un pueblo llamado Facha, haciendo la broma fácil me he despistado y con el jijijí y el jajajá al entrar en un camino de piedras he golpeado con el talón a una de ellas, eso me ha hecho que perdiera el equilibrio por unos segundos y que todo el peso del cuerpo y la mochila, cayera hacia mi pie izquierdo, con la mala suerte de que el suelo estaba roto y se me ha doblado todo el tobillo. El dolor ha sido terrible, de repente me ha entrado un escalofrío que me ha recorrido todo el cuerpo y me he quedado pálido de golpe. No podía ni apoyar el pie en el suelo. Danielem intentaba animarme diciendo que parara y me recuperara, pero yo no podía más que seguir caminando a la pata coja, tenía la sensación de que si me paraba se enfriaría y no podría continuar. Durante unos minutos e intentado seguir corriendo, pero no podía. Por un momento he llegado a creer que ya no me iba a recuperar y me ha entrado muy mal rollo. 




El primer mandamiento del Corregrino es "no hacerse daño". Y le he dicho a Dani, entre lamento y lamento, que iba a seguir, que me recuperaría sí o sí. Así que poco a poco he arrancado a correr, primero completamente cojo, aunque paulatinamente he ido recuperando la movilidad. Afortunadamente he podido seguir corriendo una vez se ha calentado de nuevo. Tal ha sido mi recuperación que hasta hemos podido incrementar el ritmo hasta los 4'30/km cuando ya nos acercábamos a nuestro destino de hoy. Finalmente hemos completado todo el trayecto en 3h35.




Al llegar al Albergue para Peregrinos en Ponte da Lima hemos tenido un pequeño chasco, ya que no abrían  hasta las 16h. Osea que nos quedaban casi 3 horas para poder ducharnos y obviamente perder todos los privilegios de los corregrinos, al llegar siempre los primeros. No quedó otra que ir a tomarnos algo fresquito a una terraza y luego ir a comer. Para cuando volvimos, ya había una cierta cola. El Albergue de hoy ya no es tan extraordinario como los dos anteriores, es simplemente normal y muy concurrido, aunque el precio de 5€ sigue siendo estupendo. En la jornada de hoy nos hemos dedicado a contar a cuántos  peregrinos adelantábamos, para así hacernos una idea de la gente que hay haciéndolo. Hemos contado 75, más los que no hemos visto porque estaban desayunando en algún bar, o sea que casi podríamos decir que en esta etapa concreta del Camino debe haber cerca de un centenar de peregrinos circulando. Mucha gente ya que cada día nos ve pasar corriendo.


De Barcelos a Ponte da Lima, 34'5 km en 3h 35









No hay comentarios:

Publicar un comentario